9 tips para crear un nuevo hábito

Crear nuevos hábitos puede ser algo extremadamente beneficioso, especialmente si son buenos hábitos 😉

Instaurar nuevos hábitos en tu rutina te puede ayudar a estar más sano, tener más éxito y hasta ser más feliz en general.

De hecho, lo que promovemos desde The Social Coin es una transformación de las organizaciones a través de la implantación de nuevos valores y habilidades en el equipo. Y no conocemos otra forma de hacerlo que no sea creando nuevos hábitos a través de la acción diaria.

Descubre más sobre nuestro método

Nuestro método de transformación cultural consiste en implantar nuevos valores en tu organización a través de la acción de tus propios empleados. Por experiencia sabrás que los cursos y talleres no tienen un gran impacto a largo plazo, ¿verdad? Eso es porque en un solo día o una semana no podemos instaurar un nuevo hábito.

Se habla de 21 días como el número mágico para crear un nuevo hábito. Pero, en realidad, tú no quieres generar hábitos, tú quieres crear habilidades, que los colaboradores de tu empresa sean más innovadores, tengan una mejor comunicación, colaboren más entre departamentos, estén alineados con tus objetivos, se sientan motivados y comprometidos con su trabajo…

Nuestro programa está pensado para que genere mucha implicación y mantenga motivado a tu equipo. Sin embargo, queremos compartir contigo algunos consejos para lograr generar nuevos hábitos:

1. Primero, necesitas motivación

Simplemente diciendo que vas a conseguir algo sin ningún motivo hará que sea realmente complicado que se convierta en un hábito. ¡Necesitas quererlo con todas tus fuerzas! 

2. La motivación, mejor intrínseca

Cualquiera que sea tu objetivo, comer mejor, despertarte más temprano… se cumplirá cuanto más motivado estés para lograrlo.

Si la motivación es intrínseca no vas a necesitar otras medidas como recordatorios o premios.

3. Si no es posible, tampoco pasa nada

¡No hay ningún problema con utilizar recompensas o premios! Especialmente motivaciones visuales que muestren tu progreso. Por ejemplo, utiliza notas con frases inspiradoras o apúntalas en tu agenda.

Hay un truco que utiliza mucha gente. Imagina que quieres crear el hábito de tener cada día tu escritorio limpio y ordenado para mejorar tu organización y quieres instaurar este hábito en un mes. Esto es lo que tienes que hacer:
Coge dos recipientes pequeños e introduce 30 clips de papel en uno de ellos. Cada día que ordenes tu escritorio, mueve un clip al recipiente vacío.  De esta forma, puedes ver fácilmente cuántas veces has realizado la tarea.

4. Solo un nuevo hábito cada mes

¿Te suena el refrán ‘El que mucho abarca, poco aprieta’? No intentes conseguir un montón de cosas solo porque es enero o septiembre. Mejor ponte metas más pequeñas y realizables y no empieces con algo nuevo hasta que no hayas logrado tu anterior objetivo.

5. Es más fácil si te pones objetivos

Hay dos tipos de objetivos en los que te deberías enfocar. Primero, lo que sea que quieres conseguir, ten un objetivo claro en mente. Asegúrate que tu objetivo final representa clara y exactamente aquello que quieres conseguir. Por ejemplo: ‘Quiero correr media maratón el 31 de agosto en menos de dos horas’ en lugar de ‘Quiero correr una media maratón’. Eso te da un plazo concreto y un objetivo medible.

En segundo lugar, ponte pequeños objetivos a lo largo del proceso. Esto permite que estés motivado a lo largo del proceso, te ayuda a medir tu progreso y hace que te sientas realizado con estos pequeños éxitos.

Por supuesto, estos objetivos tienen que ser realistas. Si no puedes alcanzar ninguno de estos objetivos te sentirás desmotivado y no lograrás tu objetivo final.

6. No confíes en que vas a estar motivado siempre

Crea un plan que sea preciso y fácil de llevar a cabo. En lugar de decir “Voy a trabajar cada día”, di “Voy a trabajar cada día durante 30 minutos a las 8 de la mañana”. Hacerlo tangible hará que sea más facil y más visible si no lo has llevado a cabo al final del día.

7. Compártelo con tu entorno

Si quieres conseugir un nuevo objetivo, coméntalo con tu familia, amigos o compañeros de trabajo. La presión social es una gran motivación, y cuanta más gente sepa que cada día vas a (por ejemplo) salir a correr 30 minutos, seguro que al día siguiente en el trabajo alguien te pregunta como vas con ello.

Y si no hay presión social, también motiva poder mostrar a los demás como cumples con los objetivos. Quién sabe, hasta puede que encuentres nuevos compañeros que se animen contigo a ese nuevo reto.

8. No seas muy duro contigo mismo

Si lo haces, solo lograrás relacionar tu objetivo a una sensación negativa que impedirá que logres tu éxito.

No pasa nada si no cumples tus objetivos de vez en cuando. En vez de focalizarte en los días que no has cumplido tu objetivo, ¡céntrate en los que sí lo has logrado! Eso hará que sea mucho más excitante y que te sientas motivado para continuar.

9. Finalmente, ¡la repetición es la clave!

Make a routine and be consistent. Really focus on making this new habit a part of your everyday life! Crea una rutina y sé constante. Céntrate en que ese hábito forme parte de tu vida diaria.

Si tienes algún otro consejo que quieras compartir, puedes hacerlo en los comentarios. ¡No te cortes!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *