Cómo afrontar el estrés

El estrés es dificil para todos, y es algo con lo que tenemos que lidiar en nuestras vidas.

En el colegio, tenemos que afrontar distintos deberes y tareas con las actividades extraescolares. En nuestras carreras tenemos fechas de entrega, presentaciones, y jefes a los que tener contentos. En casa, tenemos que limpiar, cocinar, pagar facturas, cuidar de nuestras familias y encontrar tiempo para nosotros mismos.

El estrés afecta a todos los aspectos de nuestras vidas, pero es importante no dejar que se lleve lo mejor de ti. Incluso si no lo percibes en el momento, puedes controlar tus niveles de estrés, cómo reaccionas ante situaciones límite y tus emociones. Evidentemente, no es fácil. Por eso, ¡te queremos ayudar! Maneja tu estrés (antes de que él te maneje a ti), mantén una buena actitud y sigue estos consejos para que te sea más sencillo.

Cómo afrontar el estrés:

1.  Necesitas cuidar de tu cuerpo

Cuanto más sano esté tu cuerpo, mejor te vas a sentir, vas a ser más feliz y, por tanto, vas a estar menos estresado. Por tanto, asegúrate de hacer ejercicio, comer sano y, especialmente, no descuides tus horas de sueño. Estar cansado hace que las cosas se vean mucho peor de lo que realmente son.

2. Busca tiempo para ti mismo

Todo el mundo necesita tiempo para desconectar y relajarse. Ir siempre al 150% te sobrepasará y hará que seas menos productivo, aunque creas lo contrario. Si tienes demasiadas cosas en la cabeza, compártelas con alguien. Llama a tus seres queridos, sal a comer e incluso, queda con otras personas simplemente para descansar. Diviértete aunque parezca que no tienes tiempo. Eres humano y necesitas desconectar para dar lo mejor de ti mismo.

3. Algunas veces, incluso las personas pueden provocarte estrés

Puede ser porque se quejan demasiado, porque critican a otros, o simplemente te sacan de tus casillas y te provocan ansiedad. Evita todo lo que puedas a estas personas. Por ejemplo, encuentra un parque para comer en lugar de quedarte en el comedor de tus oficinas si esa persona está ahí, o come en horas distintas.

4. Crea un ambiente sano que promueva la motivación

Trabajar en un buen ambiente nos ayuda a ser más productivos y felices y, como consecuencia, somos más productivos y efectivos. Esto lo puedes conseguir cambiando ciertas cosas de tu despacho, manteniéndolo más ordenado y harmonioso, o puedes cambiar pequeñas cosas de tu vida diaria. Por ejemplo, si el tráfico te estresa, busca un camino que, aunque sea más largo, te permita llegar relajado al trabajo. Si trabajas en un espacio pequeño que te genera ansiedad, haz todo el trabajo que puedas en un portátil lejos de tu escritorio. Si tu casa nunca está en orden y te provoca caos, permítete dedicar una hora a ordenar y limpiar. Procúrate todo el confort y la harmonía que puedas.

 

5. Piensa en positivo y saca lo mejor de todas las situaciones

Algunas cosas que te pueden estresar están fuera de tu control. No las puedes cambiar, pero sí puedes cambiar tu actitud hacia ellas. Ten una visión optimista de las distintas situaciones en las que te ves inmerso y que no puedes cambiar.

Por ejemplo, si estás en medio de un atasco, ¡no te vuelvas loco! Velo como una oportunidad para tener un momento para ti mismo, escucha tu música favorita y desconecta un poco. No tiene sentido estresarte por algo que no está en tus manos cambiar.

Incluso, simplemente tener una actitud más positiva te hará ser más feliz y, en consecuencia, disfrutarás de una vida menos estresante y más productiva.

Sabemos que estarás pensando que no tienes tiempo de hacer todo esto, pero te prometemos que vas a ver un gran cambio en tu vida… ¡Inténtalo! Y cuéntanos qué tal 😉

Y tú, ¿tienes algún otro consejo sobre cómo afrontar el estrés? ¡Compártelo en los comentarios!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *